EL ORÍGEN DE LA EXPRESIÓN “MI ARMA”

 

 

No hace demasiado tiempo una serie de Netflix, subtitulada en inglés, recurría a un traductor automático para mostrar en pantalla el texto de lo que sucedía en ese instante en el diálogo. En la imagen se ve a dos de los personajes de la ficción con la línea de diálogo subtitulada al inglés en la que se puede leer: “I’m sorry, this is my weapon”, algo que se puede traducir como “Lo siento, esta es mi arma” cuando en realidad lo que se dice en la escena es “Lo siento mucho, mi arma”.

El hecho en sí no deja de ser cómico, tanto que se viralizó en Internet el glorioso momento en cuestión de minutos.

Si bien no hemos encontrado ninguna patente de uso podemos asegurar que “mi arma” es una expresión típicamente andaluza, con mayor profusión de uso en Sevilla.

De la misma manera que recurrimos al “pisha” para referirnos a un gaditano, “choquero” y “boquerón” lo dejamos para los onubenses y malagueños respectivamente la expresión “mi arma” la acotamos fundamentalmente a Sevilla.

La Real Academia Española define este apelativo como “el reflejo gráfico de la pronunciación andaluza popular de la expresión ‘mi alma” y, si bien suele utilizarse para dirigirnos a la persona con la que hablamos en un tono informal, denota una expresión intrínseca de cariño o cercanía hacia nuestro interlocutor.

Llegado a este punto, que pretendemos aclaratorio, cabe preguntarse por el origen real del “mi arma” sevillano.

En realidad muy pocas personas conocen el origen de esta expresión. Ni siquiera buena parte de la sevillanía clásica sabría dar una explicación solvente. Habría que remontarse entre los siglos XIV y XVII, cuando Sevilla acogía a multitud de órdenes religiosas, explica el historiador Miguel Ángel de la Cruz Gómez.

ARTÍCULO RELACIONADO  Todas las portadas de la Feria de Sevilla hasta 2017

En aquella época, era común que cuando un viandante se encontraba con un religioso o sacerdote, se realizara una oración breve, a modo de jaculatoria, con el objetivo de que fuese bendecido. Una de las órdenes que se encontraban en la capital hispalense es la Orden Real y Militar de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos (conocidos hoy como los ‘Mercedarios’), que fue fundada en 1218 Pedro Nolasco, tal y como precisa de la Cruz Gómez.

Esta orden vivían en comunidad en el antiguo convento ‘Casa Grande de Santa María de la Merced de Sevilla’, que ya en el siglo XIX sería desamortizada por Mendizábal, en 1835, y que actualmente acoge el Museo de Bellas Artes de la capital andaluza, extendiéndose también a todo el perímetro de la plaza actual.

Los Mercedarios era una orden que practicaba la caridad, asistiendo a la multitud de pobres y enfermos de Sevilla. En su labor y carisma asistencial al prójimo, los consagrados solían decir la jaculatoria en su saludo: “Commendo Deo animam meam“, que significaba: “Encomiende a Dios mi alma”, siendo una manera evangélica de humillarse y ponerse a los pies de los asistidos y viéndolos como superiores suyos, comentaba el historiador.

Con el paso de los años, esta expresión fue calando en la sociedad sevillana de la época, concretamente entre los hermanos que venían a servir las necesidades de los pobres, con su característico saludo “Encomiende a Dios mi alma”. De este modo, y de manera afectiva, los ciudadanos de Sevilla tienen como característica en su idiosincrasia, el decir el tan popular “mi alma”, degenerándose en el tiempo el topónimo “alma” al conocido “arma”.

ARTÍCULO RELACIONADO  Navidad en los Conventos Sevillanos

Por ello, cuando un sevillano se dirige con este apelativo de “mi arma”, lo expresa de la manera más cariñosa posible, y teniendo una raíz tan humana como la asistencia a los más desfavorecidos.

REFERENCIAS

Artículo web cope.es REDACCIÓN RELIGIÓN. 10/12/2023 

https://www.cope.es/religion/hoy-en-dia/iglesia-espanola/noticias/arma-origen-religioso-que-esconde-una-las-expresiones-mas-populares-andalucia-20231210_3042061

Miguel Ángel de la Cruz Gómez. Historiador & Aux. de Arqueología.

Loading

¡Recibe Nuestras Publicaciones!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *