El misterio de Colón y San Cristóbal en la Catedral de Sevilla

Si paseamos por el interior de la Catedral de Sevilla y por sus fachadas muchas cosas se nos presentan como misteriosas. Lo curioso es que buscamos palabras clave en google y aparecen diferentes interpretaciones. Por ejemplo: la Puerta del Nacimiento que esculpe Lorenzo Mercadante y su relación con la alquimia o bien otros misterios que oculta nuestra catedral de los que podemos leer muchos artículos, incluso libros publicados.

Pero, no encontramos quien se plantee la relación de la vida de Cristóbal Colón y San Cristóbal, o al menos en internet no lo hemos visto. Ojalá alguien que sepa las respuestas tenga a bien darnos explicaciones en alguna publicación al respecto o alguien que lea este artículo me lleve la contraria y pueda indicarme lo que hay publicado acerca de esta cuestión que voy a plantearles. Parece que otros, probablemente aquellos que decidieron dónde colocar la tumba de Colón en la Catedral, sí que se plantearon el enigma y de eso vamos a hablar.

Si bien es cierto que ambas vidas, la leyenda del santo y la vida real del almirante, no son precisamente conocidas al cien por cien, las diferentes versiones de la historia de san Cristóbal, siempre coinciden en que fue quien cargó a Cristo para atravesar un río. La medalla de San Cristóbal solían ponerla en los coches las personas que viajaban mucho por carretera, eso es bien conocido. Este santo fue por tradición considerado el protector de los viajeros. Sabemos que durante siglos, su imagen se colocaba en las iglesias porque quien emprendiera un largo viaje le rezaba para pedirle protección, incluso la tradición decía que quien veía la imagen de san Cristóbal, ese día no moriría. Cuentan que por eso la imagen la solían poner lejos del altar, porque recibía tantas visitas al día que no querían que interrumpieran las misas, sobre todo en épocas de peste, como podemos imaginar.

Una vez que se conoce esta historia, cuya leyenda ampliaré más adelante, no podemos visitar la tumba de Colón en la Catedral de Sevilla sin hacernos muchas preguntas. Por ejemplo: ¿ por qué el descubridor de las Indias, que emprendiera los viajes más arriesgados de la historia se llamaba Cristóbal? Si ahondamos en el origen del nombre, Cristóbal procede de Cristóforo que significa el que porta a Cristo. Y, sorpresa, nuestro Cristóbal Colón de cuya vida sabemos poco, según los historiadores es muy probable que naciera en Génova y su nombre en italiano fuera Cristóforo Colombo.

ARTÍCULO RELACIONADO  Misterios de la Navidad

La Catedral de Sevilla, según una servidora, plantea el enigma al visitante de la relación de ambos personajes. A todos nos despierta interés la tumba del almirante, precioso monumento de finales del XIX de Arturo Mélida, colocado aquí en 1898. Aquel año fue cuando trasladaron sus restos de La Habana a Sevilla puesto que España perdió Cuba y qué mejor sitio que la Catedral de nuestra ciudad para que descansaran para siempre. Nadie se marcha de la catedral sin ver antes la tumba de Colón. En esta ciudad fue donde tratara con la Reina Isabel el viaje más importante de la historia y la Reina Católica, que haría de la religión un instrumento de poder, es la que encarnaría la persona que entregara al almirante y a posteriores navegantes la responsabilidad de llevar el cristianismo o, en otras palabras, “portar a Cristo” a aquellas tierras paganas que encontraran allende los mares, al igual que el santo del mismo nombre.

La relación es fácil que se nos presente si, como digo, visitamos la tumba de Colón y además nos paramos a contemplar el fresco que hay justo en la pared de al lado y que es la imagen de San Cristóbal portando a Cristo. Un inmenso fresco de San Cristóbal junto a la tumba de Cristóbal no tiene por qué ser casualidad. La pintura es muy anterior al sarcófago, eso sí, lo cual puede significar que el Cabildo decidiera colocar la tumba justo al lado por lo mismo que estamos viendo nosotros. Podían haber tomado la decisión de colocar a Cristóbal al lado del fresco de San Cristóbal para que todos viéramos la comparación. Pero no es eso lo que nos dicen los libros de historia . Según estos, es el testamento del hijo de Cristóbal Colón, Diego Colón, firmado por este en 1509 el que decía lo siguiente:

Llamado mi voluntad sería y es que se hiciese una sepultura muy honrada en la capilla de la nueva iglesia mayor de Sevilla, encima del postigo, que es frontero a la sepultura del cardenal Mendoza; y cuando allí no pudiese ser, mando que mis albaceas escojan la iglesia y lugar que más competente fuese para nuestra honra

En otro escrito de su testamento, ya en 1523, pide que se le dé sepultura en La Española y así se hizo. En primer lugar, Colón muere en Valladolid en 1506 y sus restos fueron trasladados desde Valladolid del Convento de San Francisco hacia Sevilla en 1509 al Monasterio de la Cartuja. De allí, ya en 1542 viajan hasta la Isla de la Española.

ARTÍCULO RELACIONADO  Fantasmas en el Ayuntamiento de Sevilla

En 1795 España pierde República Dominicana y son llevados hasta La Habana (Cuba), donde permanecen durante 100 años hasta que los traen a la Catedral de Sevilla cuando perdemos la isla. La prueba de ADN de la Universidad de Granada así lo corroboró en 2006 aunque los estudios acerca de sus restos óseos y los de sus hijos Diego y Hernando continuaron durante más de una década y algunas dudas y ambigüedades acerca de otros restos en las catedrales americanas de Santo Domingo y La Habana aún no se han aclarado.

Por lo que entendemos en el testamento de su hijo primogénito Diego, el lugar primero elegido sería junto a la capilla de la Antigua, que es la fronteriza donde descansa el Cardenal Mendoza. Lo más cercano a esa capilla es donde se encuentra ahora la tumba, de hecho una de sus puertas da directamente al mausoleo. Justo detrás, la puerta de San Cristóbal, que lleva ese nombre por el fresco del que hemos hablado es la situada a las espaldas del monumento funerario. El enorme fresco en la pared contigua supone una obra artística de gran valor, llevada a cabo por Mateo Pérez de Alesio en 1583. Este Italiano, alumno de Miguel Ángel, nada tenía que saber de que los restos de Cristóbal Colón fueran a para allí algún día, es evidente.

 

 

En el fresco del que hablamos se puede contemplar, a un gigante portando un niño a sus hombros. La historia de san Cristóbal es la de un mártir de la iglesia del siglo III.

Su leyenda comienza con un hombre que por su condición agigantada sirvió a un rey pero un día, se dio cuenta de que el rey temía al diablo porque se santiguaba al escuchar que alguien lo nombrase. Entonces Cristóbal, que era muy valeroso, decide servir al diablo. Sin embargo, no era el más fuerte, puesto que el diablo huía cuando veía una cruz cristiana. En su búsqueda de qué significado podía tener aquello, encontró a un ermitaño que le contó quién era Cristo. Este hombre le dijo que si quería servirle, una forma podía ser ayudar a cruzar un río que había por allí, donde mucha gente se ahogaba al cruzarlo. A eso se dedicaría el gigante y sigue la leyenda con que un día, a Cristóbal se le aparece un niño que pide que lo cruce. Mientras van por las aguas, el gigante comienza a hundirse porque parece que el niño pesa cada vez más. Cuando con mucho esfuerzo lo consigue le pregunta al niño por qué de repente pesaba tanto y el niño le dice que él lleva todos los pecados del mundo. Se dice también que el cayado se convirtió de repente en una palmera cuando el niño se desvaneció. San Cristóbal queda asombrado por el milagro, viaja a Licia y allí ayuda a convertirse a muchos al cristianismo y finalmente es asesinado. La representación de San Cristóbal con Cristo al hombro y una palmera en la mano aparece en otras iglesias de otras ciudades de Europa.

ARTÍCULO RELACIONADO  San Juan de la Palma

Las coincidencias del santo y el navegante en la catedral y el parecido de sus historias son esas preguntas que nos gusta hacernos a los visitantes, cuyo misterio no creemos que tenga interpretación más que la que queramos nosotros hacer dando rienda suelta a la imaginación. La supuesta premonición de su nombre como aquel navegante que cruzaría las aguas portando el nombre de Cristo, que además descubriera, aunque sin saberlo, un nuevo continente que todos relacionamos con plantas nuevas y exóticas como pueden ser las palmeras, nos abre misteriosos interrogantes.

Referencias

https://elcorreoweb.es/sevilla/simbologia-secreta-de-la-tumba-de-cristobal-colon-GB8344888

https://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/los-restos-de-coln-0/html/00ab6e20-82b2-11df-acc7-002185ce6064_2.html

 

Loading

¡Recibe Nuestras Publicaciones!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *