Leyenda de la Pimienta

Situada en el emblemático Barrio de Santa Cruz, esta calle hispalense además de ser conocida por su peculiar nombre, también lo es por las diferentes leyendas que esconden detrás de su estrechez. Se trata de una de las calles fundamentales de la Sevilla medieval y sefardí. El Barrio de Santa Cruz  es protagonista de nuestra historia judía, y famoso por la estrechez de sus calles, en su mayoría, peatonales.


La calle Pimienta, está situada en el corazón de este barrio sevillano, uno de los más emblemáticos de la capital de Andalucía. Esta histórica calle hispalense se encuentra entre dos frentes de casas y cuenta con un recorrido bastante corto, siguiendo la estela habitual del que un día fue el centro de la judería de la Sevilla del siglo XIV.

Esta calle se ha convertido en una parte transcendental de las diferentes rutas turísticas y culturales que tienen lugar por la capital hispalense. Este es el principal motivo por el que esta calle, que habitualmente ha sido una zona residencial, haya pasado con los años a albergar comercios como pequeñas tiendas de recuerdos e incluso hostales, aprovechando su lugar estratégico y privilegiado de la ciudad. En cuanto a su curioso nombre, hay que decir que existen diferentes leyendas.

La principal habla de que en esta calle vivía un comerciante rico e importante de la comunidad  judía sevillana que aseguraba que Yavéh, cuando llegaban épocas de hambruna, jamás recurría al árbol de la pimienta. Debido a que en su patio milagrosamente creció un ejemplar de esta planta, el famoso mercader decidió otorgarle el nombre de pimienta a la calle, como forma de respeto a Yavéh.

Aunque no es la única historia que se cuenta acerca del origen del nombre de la calle Pimienta. Y es que hay otra versión que habla de que un rico comerciante judío estableció allí una pequeña tienda de especias, un negocio que al poco tiempo de abrirse empezó a decaer. El dueño, a partir de ese momento, empezó a quejarse de su desdicha y a echarle las culpas de ello a Dios. Una de las veces que hablaba mal de Yavéh ante su mala suerte, un cristiano se hizo eco de sus palabras y le hizo reflexionar, pues decía éste que Dios sólo le había dado cosas buenas y le estaba blasfemando. En aquel momento, el comerciante judío se arrepintió por sus duras palabras hacia Dios y empezó a llorar. De cada lágrima que derramó, brotaron plantas de pimienta, de ahí el nombre de esta céntrica calle hispalense.

Pero no es sólo importante la calle Pimienta por sus leyendas y por su situación privilegiada, también lo es por los restos judíos que conserva, pues a pesar de los años transcurridos y de las modificaciones que se han suscitado en esta calle, aún se conservan en perfecto estado. Un ejemplo son los azulejos que siguen estando intactos desde la ya muy lejana época en la que el Barrio de Santa Cruz era  parte de la judería de Sevilla… ¿Nos acompañas a descubrir los secretos de la Judería de Sevilla?

Fuente: http://legadosefardi.blogspot.com.es/

******

Si vas a copiar, difundir este articulo o ponerlo en otro sitio te lo agradecemos de corazón, solo te pedimos que nos cites como fuente, como hacemos nosotros.

SMYL©2017

ENTRADAS SIMILARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *