Caminata de tres lunes

Lunes por la mañana, normalmente un día difícil y complicado. Día del ritual de cambio de hora en el despertador, día de negociación personal entre avanzar con el trabajo del martes o terminar definitivamente el del viernes, día de lucha matutina con los semáforos en rojo (…hay una leyenda en Sevilla que dice que en realidad no nos levantamos más tarde los lunes, sino que los semáforos están más tiempo en rojo que el resto de los días…). Pero hoy es especial, hoy es FIESTA, el despertador no ha sonado, la pelea gorda con el trabajo será el martes, y la verdad, me da igual el color de los semáforos de hoy.

– Papá, nos vamos al centro, a “patearnos” la ciudad, y de paso me invitas a un chocolate donde tú sabes…ah! y con calentitos del Postigo !!
– Venga, cojo la cámara y nos vamos…
Da gusto pasear por Sevilla. Hoy, después de desayunar tomamos como partida la calle San José.

– Papá, recuerdo que en esta calle ya me has hablado de conventos, iglesias, azulejos de la Sevilla de Olavide, de la Carbonería, de sinagogas… Mira hemos llegado a la iglesia de la Candelaria, también recuerdo que me has hablado de la Virgen del Soterráneo, de la Candelaria y de Pepe “el Planeta”, del cuadro de Murillo,…aquí seguro que ya no encontramos cosas nuevas.
– Hacemos una cosa, vamos a entrar, siempre hay sorpresas y seguro que hay algo nuevo… y si no echamos unas fotos a la Virgen de la Candelaria y al Cristo de la Salud.

– Mira Papá esa mujer está llorando, está pidiendo algo, y debe ser importante.
– Sí hijo, a parte de la Sevilla del centro, turística y bonita, hay otra que sufre, que tiene problemas, con el paro, drogas, etc… Si vas un viernes al Gran Poder verás como una legión de mujeres le reza al señor por sus hijos, si vas a la Iglesia del Silencio verás también como la gente le habla (hablamos) a la pequeña estatua de san Judas Tadeo, el de los imposibles; en el Santo Angel a san Expedito se le pide por escrito,… enfín cada sevillano tiene su “intermediario” con Dios… supongo que esta mujer estará haciendo la CAMINATA DE LOS TRES LUNES.

– Hombre papá, esto me suena a tradición o leyenda, y esta no me la sé….
– Pues sí, es una tradición, como ir a rezar al Gran Poder los viernes, o a san Judas, pero ésta es menos conocida… coge un papel de los que está encima del altar…

cuando hay algún fiel que tenga algún problema que sea de difícil solución, tiene que venir andando desde su domicilio habitual hasta esta iglesia de San Nicolás y dirigirse al altar del santo. Esto tiene que hacerlo tres lunes seguidos y cada día debe realizar una petición distinta:
   El primer lunes:
          Glorioso San Nicolas, escúchame. (Se reza un Padre nuestro, Ave María y Gloria)
   El segundo lunes:
          Glorioso San Nicolás, protégeme. (Padre nuestro, Ave María y Gloria)
   El tercer lunes:
          Glorioso San Nicolás, ruega por mí. (Padre nuestro, Ave María y Gloria)

…y dicen que san Nicolás, a parte de la historia de Papa Noel, es un santo muy milagroso y que “escucha” mucho.

… Pero donde vas, hijo?
…es que dentro de un mes tengo el examen de “mates”, y voy a aprovechar el primer lunes….

SMYL©2014

Si te ha gustado compártelo con tus círculos.

ENTRADAS SIMILARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *