La Copa de Sangre

Esta es la historia de Liuva, Brunilda y Theudiselo. Liuva era un noble godo emparentado con la monarquía de forma curiosa. Su mujer, Brunilda, era la amante del rey Theudiselo. La mujer no podía dormir pues su marido se le aparecía en espantosas pesadillas. El rey le promete matar a Luiva para acabar con la molestia…

Para ello, ordena a un sicario que mate al noble cuando beba de una copa de oro. En la cena, presidida por el Rey y en el que están presentes numerosos nobles, Liuva parece ajeno a su destino. Theudiselo le ofrece la copa de oro al noble.

Cuando el sicario se dispone a cumplir la orden del monarca, Liuva no se lleva la copa a los labios. Le dice a su rey que volverá con un vino mejor y con él brindará por él. La ejecución se pospone unos instantes. Pero Liuva se ha marchado a la habitación en donde duerme su mujer, Brunilda.

El marido acaba con su esposa con su propia espada. Luego, llena la copa de oro con la sangre de Brunilda. Cuando vuelve al salón, el rey le pregunta a Liuva qué son esas manchas rojas en su ropa. El noble le responde que son manchas de vino. Cuando está más cerca, Theudiselo se da cuenta de que son manchas de sangre.

Pero ya es tarde, Liuva ha sacado su espada y le ha cortado la cabeza, que cae justo encima de la copa. Los labios muertos del rey probaron entonces la sangre de su amante Brunilda. 


antoniocamel©2011
Si te ha gustado compártelo con tus círculos.

ENTRADAS SIMILARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *