La clínica del doctor guija

Existen muchas leyendas que rondan en torno a la antigua clínica del doctor Guija, ( GUIJA MORALES, Eduardo [Casatejada (Cáceres) 9.III.1904-Sevilla 27.X.1966] – Catedrático de Medicina Legal y Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla nombrado por Orden Ministerial de 27 de junio de 1951 hasta su fallecimiento el 27 de octubre de 1966 ) , también llamada “mansión de los horrores”, que se levanta en la Avenida de la Cruz del Campo, número 36, de Sevilla.

La clínica del Dr. Guija, estuvo por mucho tiempo abandonada, casi derruida, era un edificio emblemático en Sevilla pero sus condiciones actuales dejaban mucho que desear y se daba más a relacionarlo con el terror que con la finalidad y práctica laboral que se llevó a cabo en su interior…el tiempo hizo el resto… y su apariencia.

Construida en el año 1919 por colaboradores del afamado y reconocido arquitecto Aníbal González el edificio destacaba por sus azulejos y líneas clásicas, destinada inicialmente al Organismo de Investigaciones Agrarias encontrándose en el pleno 42 de la cita avenida sevillana. Fue en el año 1956 cuando el Dr. Eduardo Guija adquiere el inmueble y comienza a funcionar un 9 de Febrero de 1957 como institución psiquiátrica hasta 1966, fecha en la que fallece tomando la dirección de la misma su hijo hasta el cierre de la misma en 1974.

Tiempo después, en la década de los 80 se abre el edificio como negocio dedicado a la restauración. El restaurante cerró tiempo después y el edificio ,sobre el cual pesaba ya la fama de maldito para sus inquilinos, moradores o compradores, paso a ser adquirido por una inmobiliaria quien posteriormente lo vendió al Ayuntamiento de Sevilla y a partir de ahí y durante esas fechas el abandono y mala presencia fue el principal inquilino de sus habitaciones.
Mucha era la leyenda negra de aquel lugar…sombrío y siempre en la penumbra del lugar, de aquel recodo de la calle. Como se ha comentado, durante mucho tiempo el edificio fue propiedad del Dr. Guija, reputado médico psiquiatra sevillano que trataba directamente enfermedades mentales y relacionados en esta su clínica en Sevilla. Dada la confidencialidad y el secretismo que rodeaba al médico y a sus pacientes se creyó ,por parte de algunos sevillanos de a pié, que en su interior se realizaban terroríficos y terribles actos contra el ser humano…era la psicología humana que tendía a ver lo que no había e imaginar terapias de electroshock entre alaridos y mortificaciones…

La casa se abandonó y poco a poco el tiempo se fue adueñando de ella, muchos eran los jóvenes que dada la actividad que había desarrollado la misma se decían:” vamos a hacer oui-ja en el manicomio del Dr. Guija” y allá iban buscando la nocturnidad y tenebrosidad de sus paredes y entornos para jugar y buscar lo prohibido…lo oculto. Muchos fueron los que se dejaron llevar por el encanto y el romanticismo de su historia así como por lo misterioso y afirmaron haber sentido presencias, visto sombras e incluso afirmar que aquella casa, otrora majestuosa, estaba maldita… así ,poco a poco, el lugar se fue cargando de una leyenda negra en Sevilla que la tildaban de casa maldita y encantada… Gritos, lamentos, gemidos,…era un sin fin de comentarios y rumores que corrían por Sevilla , y que realmente nadie había vivido en primera persona, en pleno finales de los 90.

Fue el investigador malagueño José Manuel Frías quién desempolvo esta leyenda urbana y se hizo eco de las historias que corrían en torno a ella.. En esa época todos relacionaban el apellido del psiquiatra al “juego” de la oui-ja y no hacía más que acentuar su leyenda que poco a poco iba añadiendo componentes y tintes que cargaban de más dramatismo la misma. Se decía que en sus bellos jardines estaban enterrado pacientes que clamaban justicia desde el más allá, el decir popular tildaba cada vez más de maldiciones el lugar…Incluso en su interior se decía que se habían cometido todo tipo de actos contra el ser humano, siendo ocultados o quemados en la propia casa… historias sin fundamentos que engordaban poco a poco y más toda esta leyenda urbana formada a partir de 1974.

Los trabajadores que acudían al lugar a desempeñar algún trabajo de jardinería, fumigación o estabilización del edificio lo hacían con miedo por las historias que circulaban en torno a la misma y no eran pocos los que salían del inmueble convencidos de haber vivido alguna experiencia paranormal…la sugestión humana actuaba cuando se oía hablar del edificio maldito del Dr. Guija…
Atraídos por la fama del lugar se realizaron filmaciones cinematográficas de distinto metraje en su interior ,tales como los denominados -con los desafortunados títulos- “Las perras de Satán” o “Invasión Travesti” e incluso asimilaron el apellido del Dr. Guija para uno de sus personajes… El director de uno de estos films, Jerónimo de los Santos, narraba su experiencia en su interior e incluso su tendencia a dejarse llevar por esta embriagadora historia: “el lugar es extraño y terrorífico, dentro de él se ha dicho que había fantasmas y se ha tildado de terrible la figura del Dr. Guija”…A ello hemos de sumarle la gran cantidad de personas que han entrado en sus interior atraídos por el misterio, indigentes buscando refugio y otras actividades menos saludables que hicieron al edificio ganarse la denominación de maldito e inseguro… Durante muchos años todos estos comentarios habían y han alimentado esa leyenda.

Han transcurrido más de un lustro y la casa del Dr. Guija muestra un aspecto bien diferente…Hoy las obras de remodelación del edificio han casi terminado, la constructora Bellido ha realizado la rehabilitación del mismo con notable acierto y respetando toda sus estructura y entorno, el Departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla (GMU) decidió acometer las obras en la misma y u
tilizarlo como lugar de cultura y encuentro social de la zona, tan necesario y útil. Durante las obras de rehabilitación del mismo no se produjo ni se ha producido ningún acontecimiento extraño o paranormal, no se han encontrado restos humanos ni indicios de ellos, ni cámaras ocultas con oscuros propósitos ni falsas paredes…

Los vigilantes de seguridad no muestran temor ni síntomas de haber vivido nada paranormal pese a conocer la leyenda del lugar :”aquí no pasa nada” nos comentaba lacónicamente uno de ellos al consultarle, los obreros que han trabajado en el mismo ríen y dicen “aquí no hemos notaba nada raro pese a que conocíamos esa historia” y de esta forma el edificio ha quedado rehabilitado y casi con el mismo esplendor que tuvo antaño… atrás quedan las historias y leyendas que circularon sobre él, los muchos testigos dejados seducir por sus misterios y el miedo que su sombría apariencia grabó en el subconsciente sevillano hasta hacer de él toda una leyenda urbana que hoy, en pleno siglo XXI ,termina.

Fuente: http://yespeople.wordpress.com/

Si te ha gustado compártelo con tus círculos.

ENTRADAS SIMILARES

4 thoughts on “La clínica del doctor guija”

  1. Yo era de los muchos niños y jovenes que se saltaban a la casa del doctor güija . Hablo de entre los años 94 y 97 . Vivia en amate y la casa estaba relativamente cerca .Era una casa realmente lujosa para su época pero estaba totalmente desrozada , tenia si no recuerdo mal dos plantas y el sótano y entrar era reñativamente facil porque no habia vaya , lo que si es que la gente y el vecindario ni se percxataban de aquello , parecia otro más de esos rincones hasta arriba de yonkis pero la verdad es que jamás vi ninguno , yo creo que imponia cierto respeto la casa en si y tambien la comisaria de la policia que está a 50 metros .

    La casa estaba completamente rodeada de vegetación que salia por entre las baldosas como puas y tenias dos opciones , o entrabas por detrás o te quedabas en el inmenso jardin , podria este mediar 80 metros de largo por 40 o 50 de ancho , daba miedo pisar por alli y algunos colegas solian ir a berrear y a coger culebras que abundaban tela . El patio tenia varias pasarelas a modo de parque y al final habia una casetilla y un pequeño columpio oxidados al igual que en el centro una piscina con unas barandas metálicas mugrientas con poca profundidad , todo muy lujoso ( en sus dia claro ) y justo a la vera de la entrada trasera en el suelo se veia perfectamente como la lluvia y la tierra habian hundido y tapado como unas escaleras que bajaban a una especia de sótano en el terreno , la gente decia que era una especie de alacena o bodega ya que entre el 94 y el 05 vivieron alli unos okupas argentinos los cuales la saquearon, nosotros intentamos colarnos pero fue imposible ya que la abertura estaba casi tapada , quedarian unos 40 centimetros de diametro irregular y cualkiera se metia alli .

    La casa por dentro , ( entré unas cinco veces ) era una casa totalmente normal , el suelo de la 1 planta y la 2 estaba hundido en varias partes llegando a haber una caida de unos 12 metros hasta el sótano , de echo la semana siguiente a la ultima vez que entramos unos conocidos fueron y uno se cayó por alli partiendose la pierna . La escañera estaba la mitad derruida y habia que ir con cuidado , en el sotano a pesar de que no habia luz se dejaban ver algunos detalles , como unas lavadora viejas muy grandes , una especie de puerta a camara de frio ect …

    La casa era un peligro , fue un acierto que la cerraran , no creo EN ABSOLUTO que trataran mal a los pacientes ni mucho menos , parecia una residencia de gente de alta clase social con problemas psicologicos sin mas , todo aquello fue las hablaidurias populares . Del sanatorio de pinomontano me gustaria saber más porque alli si que se dice que fue muy tétrico y duro .

    un saludo y felicidades por el blog , llevo todo el día leyendolo !

  2. Hola. Les cuento que escribí un libro en el cual la protagonista está recluida en este hospital psiquiátrico. Había leído con anterioridad varios artículos de este lugar y la historia me pareció interesante, por lo que decidí que las alucinaciones de Esmelda (la protagonista) fuesen tratadas en este lugar para descubrir más tarde que era verdad todo lo que ella veía en sus sueños o cuando sufría trances despierta.
    Genial el artículo, porque me permitió modificar la idea en la que estaba estancada en un comienzo. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *