VELÁ DE SANTIAGO Y SANTA ANA

La Velá de Santa Ana de Sevilla tiene su origen, según se cree, en una antigua romería que se celebraba en la Real Parroquia de Santa Ana posiblemente desde finales del siglo XIII.

Por estar asociada a Santa Ana, titular de la iglesia más antigua y emblemática del barrio de Triana, esta fiesta se celebra en las calles próximas a esta parroquia, pero más especialmente en la calle Betis, y en especial en sus tramos más próximos a la plaza del Altozano.

Es ésta una de las tradiciones que mejor identifica al barrio de Triana, que desde el siglo XVII celebra esta fiesta en honor de su patrona. Por celebrarse en el caluroso mes de julio, coincidiendo con la onomástica de Santa Ana, la fiesta se vive especialmente de noche, cuando la plaza del Altozano se transforma en un escenario donde se ofrece cada noche diversas actuaciones en vivo a base de canción andaluza, sevillanas y flamenco.

Como zona para las bebidas y el tapeo, la calle Betis se convierte en su particular calle de feria, donde se levantan un buen número de casetas de gran colorido, que se alinean en la acera del río Guadalquivir. En esta popular fiesta todavía se conservan algunos de sus atractivos más tradicionales, como son la clásica cucaña (un concurso donde los jóvenes compiten por alcanzar un pañuelo colocado en el extremo de la proa de un barco previamente engrasada), o las características almendras verdes.

A todo esto se suman a la fiesta los numerosos bares existentes en las calles Pureza, Castilla o San Jacinto, y la clásica Velá o iluminación extraordinaria de los tramos de calles más concurridos, a los que se suma incluso el mismísimo puente de Triana.  

Fuente: https://sevillapedia.wikanda.es