Leyenda de la once mil Vírgenes

Ni el madero de la cruz de Cristo, ni los cabellos de San Juan Bautista, ni el hierro de la cadena, ni la piedra del sepulcro, ni los pañales del pesebre, ni las cenizas del gallo que cantó cuando Pedro negó a Cristo… A ti las reliquias que te impresionan están en un cofrecito. Enrejadas. Oliendo todo el año a bollitos. Bollitos del convento de Santa Inés…

Cuando entras al convento de franciscanas no puedes fijar la atención en otro sitio. Mira que por allí anda el fantasma de Maese Pérez, el drama de María Coronel, el cordón de San Blas, la prisa de San Expedito o la belleza de sus retablos barrocos. Nada de nada. Entras y te atrae la dichosa cajita metida en una reja. Clausura hasta en los huesos. O las cenizas. O lo que quede…

Un pulcro letrero lo recuerda: reliquia de las once mil vírgenes. Un historia que siempre te llamó la atención. Cuenta la leyenda que la bretorromana llamada Úrsula u Orsola («pequeña osa», del latín) se convirtió al cristianismo y prometió guardar su virginidad. Fíjate si hace tiempo de aquello. Pretendida por un príncipe bretón de nombre Ereo, decidió peregrinar a Roma y así consagrar sus votos, algo que consiguió ante el Papa Ciriaco.

De regreso, fue sorprendida en Colonia por el ataque de Atila, el rey de los hunos. Corría el año 451. Como no podía ser menos, el rey bárbaro se enamoró de ella, pero Úrsula se resistió y, junto a otras doncellas que se negaron a entregarse a los apetitos sexuales de los bárbaros, fue martirizada.

En el lugar del martirio, Clematius, un ciudadano de rango senatorial que vivía en Colonia erigió una basílica dedicada a las once mil vírgenes, entre ellas Úrsula. En la inscripción de dedicación de este edificio se nombra a las otras doncellas (Aurelia, Brítula, Cordola, Cunegonda, Cunera, Pinnosa, Saturnina, Paladia y Odialia de Britannia), de las cuales una se llamaba Undecimilla ( «la pequeña undécima», en latín), de donde parece derivarse la idea errónea de que las compañeras de martirio de Úrsula fueran once mil. La cuestión es que sus reliquias fueron repartidas por toda Europa. Y Sevilla no iba a quedarse sin su correspondiente porción…

A España llegó de la mano de Beatriz de Suabia, esposa de Fernando III.

Además se produjo la casualidad de que donde la tradición situaba el martirio de las vírgenes se encontró un cementerio antiguo, con lo que el tráfico de reliquias, tan extendido en la Edad Media, se incrementó considerablemente. En el convento de santa Inés se conserva la cabeza de una de las vírgenes dentro de una caja de ébano y plata protegida por una reja gótica. En la iglesia de santa Ana, en Triana, se guarda el cráneo de la mismísima santa Úrsula.

Hay una tradición más respecto al arca de santa Inés. Se cuenta que quien reza once mil padrenuestros ante ella, recibe de las once mil vírgenes la fecha de su muerte.

Cuenta el Abad Gordillo que se les hacían unas misas y se guardaban unas velas con las que se aguardaba la llegada de la agonía final, momento en el que se encendían e indicaban, nada más y nada menos, el tiempo que le quedaba al enfermo de vida… Hasta la Iglesia declaró supersticiosa la costumbre e instituyó el culto a las vírgenes el día 21 de octubre en todos los lugares donde se conservara alguno de sus restos.

La devoción a la Virgen del manto protector, que alcanzó su apogeo en el siglo XV, aún estaba viva a principios del XVI, como lo prueba este himno alemán compuesto en su honor:

   Sanct Ursula, ach steh uns bei,

   Du unser Schutz und Schirmfrau sei!

   Breit aus den Mantel dein,

   Ali wollen wir darunter sein.

   Mit deinem mantel uns bedeck,

   Uns allesamt darunter steck.

   Eilf tausend zwar derinter stehn,

   Viel tausend mehr darunter gehn.

   Dein mantel uns ein Panzer ist.

   Für alle Feind und ihre List

A partir del Renacimiento y de la Reforma, santa Úrsula fue víctima del espíritu crítico que la tomó como blanco sin que el concilio de Trento osara asumir su defensa.

Historias para recordar delante de una cajita enrejada. En Santa Inés.

FUENTES: http://elalmanaquedesevilla.blogspot.comhttps://explicartesevilla.blogspot.comhttp://leyendasdesevilla.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *