Las naranjas y el escribano

Con ocasión del nombramiento del primer escribano mayor del Cabildo de Sevilla, el Rey D. Pedro llevó a los pretendientes a los jardines de Maria de Padilla en el Alcázar y les pidió que le dijeran cuantas naranjas flotaban en un estanque de los jardines…


Todos las cuentan y repiten la misma cantidad, excepto uno, de los Pineda de Sevilla, Juan de Pineda concretamente, que las sacó del estanque una a una, las contó y dijo exactamente la misma cantidad que los demas habían dicho.



Preguntole el Rey extrañado el porqué de este hecho, le contestó:

– Porque podían ser medias naranjas.- Y cortando una por la mitad la arrojó al estanque y al flotar boca abajo parecía entera.

– No podía dar fe sin comprobar realmente si eran enteras o medias naranjas.

Desde entonces y por muchos años, los Pineda ostentaron el oficio de Escribano mayor del Cabildo de Sevilla.

Fuente: http://paradisweb.org

antoniocamel©2011

Si te ha gustado compártelo con tus círculos.

ENTRADAS SIMILARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *