Facultad de Bellas Artes

En la facultad de Bellas Artes, en pleno corazón de Sevilla (C/Laraña) y a escasos veinte metros del popular y fantasmagórico restaurante “Viandas”, se habían producido una serie de hechos paranormales y apariciones espectrales que se atribuían como pertenecientes a la figura de Cecilia Böhl de Faber (1796-1877) más conocida como “Fernán Caballero”, apareciéndose en la zona de la cripta existente bajo esta facultad y en segundo termino un segundo espectro que a decir de los testigos pertenece a un empleado del centro ya fallecido. Con esta premisa más la información existente un equipo multidisciplinar formado por quince investigadores de diferentes ramas (electrónica, informática, video, fotografía, seguridad,…) tendrían el deber de investigar, captar y tratar de demostrar , bien positiva o negativamente, la realidad de los sucesos narrados y que tenía como objeto el emblemático edificio sevillano.


Comenzaron las sorpresas en la Facultad de Bellas Artes, los sensores colocados a lo largo y ancho de la segunda y tercera planta comenzaron a detectar la presencia de “algo” que enturbiaba el absoluto silencio de la noche con los reiterativos sonidos de las mismas… Algo sucedía en esas plantas, los termómetros detectaban caídas de 9ºC y extrañas corrientes de aire asolaban el lugar pese a estar todo certificadamente cerrado… Los detectores de movimiento a su vez indicaban una o varias presencias que ocasionaban el indicativo en su correspondiente zona. Al inspeccionar la zona los investigadores no encontraban nada pero algo parecía estar jugando aquella noche con ellos… Como testigo de excepción de todo lo que estaba aconteciendo se encontraban los oyentes de Boira-Tarragona Radio quién a través de su director Álex García había conectado con Sevilla. Los registros y lecturas de los equipos informáticos eran coincidentes y reales: no estaban solos…

Las sorpresas no acababan ,la noche no había hecho más que comenzar, y de la cripta sevillana el equipo de Luis Mariano Fernández informaba de extraños ruidos de estilo psicofónico que se habían estado oyendo, con un amplio equipo técnico ubicado en dicho lugar todo ello quedaría debidamente registrado.

Fuente: http://www.desconocido.net/ 

Si te ha gustado compártelo con tus círculos.

ENTRADAS SIMILARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *