Escudo de Sevilla

Pocos serán los sevillanos que no sepan identificar el escudo de su ciudad o los elementos más característicos de éste. Nosotros vamos a darle un buen repaso a cada detalle del escudo oficial de la ciudad de Sevilla. Si están interesados pasemos pues a pasar la lupa a esta antiquísima divisa.



1.       San Fernando: el archiconocido Fernando III, el Santo, rey de Castilla (1199-1252). Reconquistó Sevilla y gran parte del Valle del Guadalquivir. Además de un guerrero maestro estratega (véase el asedio de Sevilla) tenía una gran fama de ser un hombre anormalmente piadoso para su época. Tanto que desde su muerte se le apodó “el Santo” no siendo su canonización hasta finales del siglo XVII.  Es el patrón además de numerosas localidades, del Arma de Ingenieros del Ejército de Tierra. Descansa para siempre en su barroca urna de plata a los pies del mejor regalo que el Rey Santo hizo a Sevilla, la Virgen de los Reyes, su patrona. Forma parte del escudo de Sevilla desde poco después de su muerte inmortalizado con el orbe del mundo en su mano izquierda, como conquistador, y su apreciada espada Lobera.
2.       San Isidoro: Arzobispo de Sevilla junto a su hermano Leandro con el que mantiene un eterno dialogo en el escudo de la ciudad. Fue un clérigo que vivió en la época visigótica (556-636). Proveniente de una familia hispano-romana oriunda de Cartago Nova (Cartagena) que emigró a Sevilla, es el arzobispo que más años ha estado ocupando este cargo, un total de 37 años. En una época dominada por el oscurantismo, San Isidoro se encargó de recuperar el saber de la cultura clásica perdido. De esta recopilaciones de conocimientos clásicos y orientales surgió su obra más importante, las Etimologías, que es nada menos que la primera enciclopedia conocida del mundo en el que se recogían conocimientos de todas las ramas: Biología, Historia, Gramática, Filosofía, Geografía, Literatura, Arte… Por ello es representado siempre con uno de los volúmenes de su célebre obra.
3.       San Leandro: (534-596) hermano de San Isidoro y predecesor en la sede arzobispal de Sevilla. Fue el mayor de cuatro hermanos cuyo mayor récord fue que todos ellos llegaron a ser santos de la Iglesia Católica:
Leandro, Isidoro, Fulgencio y Florentina. Consiguió que los visigodos se convirtieran al catolicismo junto con su rey, Recaredo. Se ganó la confianza del monarca que incluso lo envió de emisario a Constantinopla.  Forma parte del escudo de la ciudad junto con su hermano pequeño Isidoro desde la época del rey Alfonso X, que colocó a estos dos personajes juntos a la del rey Fernando.
4.   NO-DO: la celebérrima leyenda que el Ayuntamiento utiliza como anagrama corporativo o como escudo simplificado, fue otorgado por el rey Alfonso X el Sabio en el año 1283 como agradecimiento a la lealtad que le profesó Sevilla. Siendo ya anciano el rey, se levantaron en armas contra él sus hijos y su propia esposa. En aquellos años la situación económica del reino era pésima y los rebeldes se abrieron paso fácilmente en casi todas las villas, salvo Sevilla, donde se había retirado el monarca que lo defendió hasta que éste falleció. Su significado como muchos sabrán quiere decir NO-(madeja)-DO, es decir Sevilla no me ha dejado. La primera representación del NO-DO como escudo de Sevilla se remonta a principios del siglo XV aunque podría haber comenzado a ser usado este emblema desde mucho antes.
Títulos de Sevilla
5.       Muy Noble: es el título más antiguo. Ya desde la época de San Fernando en los documentos oficiales se refieren a la ciudad de Sevilla como “Muy Noble”. Este calificativo fue potenciado por su hijo Alfonso X el Sabio otorgando estudios a la ciudad de latín, griego y arábigo.
6.       Muy Leal: otro título que tuvo su origen en el rey Alfonso X, el Sabio. Como hemos relatado antes en la historia del símbolo NO-DO, Sevilla se mantuvo leal al rey castellano frente a los rebeldes dirigidos por sus hijos. Desde entonces el rey Alfonso declaró en varios documentos oficiales la “gran lealtad” de Sevilla hacia su monarca. Ya en el siglo XV, el rey Juan II de Castilla recompensó a Sevilla añadiéndole el título de Muy Leal para el escudo de su ciudad en 1444. Juan II agradecía la lealtad que Sevilla le profesó ante un levantamiento militar orquestado por el Infante Don Enrique, esta rebelión no prosperó en Sevilla no pudiendo tomarla el infante.
7.       Muy Heroica: este título ya es muy posterior a los anteriores. Tenemos que avanzar hasta el siglo XIX, en la época de Fernando VII. Otorgó esta distinción a petición del ayuntamiento en agradecimiento por el esfuerzo realizado en la empresa para expulsar a las tropas napoleónicas de España. Parece curioso este título, pues irónicamente las tropas francesas entraron en Sevilla sin ninguna oposición.
8.       Invicta: fue concedido por la hija del rey mencionado en el apartado anterior, Isabel II. Entre los años 1840-1843 gobernó como regente de la reina el general Espartero que se caracterizaba por ser extremadamente autoritario. Sevilla se levantó junto a otras ciudades de España contra los abusos de Espartero. Por este motivo marchó contra Sevilla a la cual rodeó y bombardeó varios días propiciando gran número de muertos y destrozos. A pesar del
feroz asedio, Sevilla resistió y el triunfo del golpe de estado contra su persona lo obligó a retirarse al Puerto de Santa María para exiliarse posteriormente. Sevilla venció en el asedio y la reina como muestra de gratitud le concedió el titulo de Invicta en agosto de 1843. 
9.       Mariana: el último título añadido fue concedido por el general Franco en 1946 a petición del ayuntamiento de Sevilla. La hermandad de San Bernardo fue la impulsora de la concesión de esta distinción que reconoce la enorme devoción de la ciudad por la Virgen María en multitud de advocaciones, muchas de ellas traspasando fronteras de la propia ciudad. Es un hecho innegable el especial culto que Sevilla le otorga a la Virgen María y que se demuestra en Semana Santa, en sus hermandades del Rocío, en las imágenes gloriosas que recorren la ciudad casi todo el año y, por supuesto, en su patrona, la Virgen de los Reyes.
Otros elementos
10.   Corona ducal: desde su creación por parte del rey Fernando VII en 1823, Sevilla es uno de los 153 títulos de ducados de España. La distinción fue concedida al infante Don Enrique de Borbón y Dos-Sicilias, primo del rey Fernando VII, y que adoptara esta denominación puede deberse a que este infante nació en el Alcázar. El actual titular del ducado de Sevilla es D. Francisco de Paula de Borbón y Escasany. Por este motivo la corona que representa el ducado se encuentra en la parte superior del escudo.

11.   Mazas: las mazas con un símbolo muy característico del poder político en España. Representan la autoridad y que quizás tuvo su origen en la Edad Media como arma de los caballeros  que defendían al rey. Posteriormente, evolucionó como un símbolo de respeto hacia las autoridades donde reside la soberanía. Son portadas por los maceros, que suelen acompañar a las autoridades en solemnidades especiales. Gozan del privilegio de disponer de cuerpo de maceros el Congreso de los Diputados, las Diputaciones, las Juntas Generales en el País Vasco y los Ayuntamientos de España. 
En Sevilla podemos contemplar a los maceros con su histórico uniforme acompañando a la corporación municipal en las procesiones del Santo Entierro, Corpus Christi, Virgen de los Reyes; los cultos del voto a la Inmaculada; funerales oficiales; actos especialmente solemnes del ayuntamiento, o en el pleno de constitución de la corporación municipal.
Articulo original de Toda Una Amalgama: http://todaunaamalgama.blogspot.com.es/
SMYL©2014
Si te ha gustado compártelo con tus círculos.

ENTRADAS SIMILARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *