Coches de punto

El coche de caballos, compañero inseparable del hombre desde el siglo XIV antes de Cristo, pasó a ser una reliquia del pasado cuando aparecieron los vehículos a motor.

Pese a ello, las calles de Sevilla se resisten a que el progreso cambie su fisonomía. Así, si en los primeros años los tratantes de ganado se trasladaban a Sevilla en sus calesas y jardineras para negociar la compra y venta de las cabezas de ganado.

Precisamente, el origen de este peculiar medio de transporte se remonta a las primeras fechas de la Feria, en la que los importantes y significativos personajes llegaban, cada quien con su estilo, en un coche tirado por caballos, ya fuera para disfrutar del evento o adquirir algunos productos.

Al viajar a Sevilla nos toparemos pues con una de las opciones de ocio más tradicionales a la vez que amenas en toda la ciudad; una actividad que además de ser relajante es bonita, pues permite pasear por algunos de los sitios emblemáticos acompañado del galope de los caballos.

El paseo en coches de caballos en Sevilla es una de las tantas tradiciones y actividades que tienen su auge en celebraciones como la Feria de Abril, pero que también están presentes el resto del año, prestos a deleitar a los turistas con sus singulares atracciones y sus ataviados personajes.

Los auténticos coches de punto, así llamados porque eran como hoy los taxis, coches de caballos de alquiler en una larga etapa donde en Sevilla los coches de motor se contaban con los dedos de una mano y solo los tenían las familias no solo pudientes sino snob, que abrazaban las nuevas tecnologías de la época, por lo que los servicios de estos carruajes lejos de ser turísticos, eran de lo mas cotidiano y corriente, como autentico medio de transporte publico junto a los tranvías.

La Cochera Sevillana de don Jose Pazo, toda una institución sevillana fue proveedor oficial no solo del Ayuntamiento sino de la Condesa de París . No olvidemos la Cochera Laverán, de don Antonio Laveran y Mandement especializados en coches de gala .Curiosamente su precio oscilaba por el numero de caballos enganchados, horas  y por el numero de viajeros, la tarifa diurna oscilaba entre una peseta por carrera con una o dos personas, hasta un duro cuando eran días feriados o se transportaban mas de cuatro personas.

Curiosamente como no ha ocurrido en otras capitales españolas, los coches de punto, nunca se fueron y se quedaron en Sevilla con una finalidad obviamente turística, pues aprovechando la climatología y la monumentalidad de la ciudad, es digna de ser recorrida en estos coches (algunos autenticas joyas) de Milord en sus diferentes variedades y que son conocido popularmente como Manolas.

Esto conllevó también a la desaparición casi total de los artesanos vinculados al sector: guarnicioneros, herradores, carroceros, carpinteros, etc.

Encontrar a estos vestigios de la cultura y tradición no es difícil, sólo hace falta acercarse a la avenida de Roma, cerca del Hotel Alfonso XIII, Plaza de España, glorieta de Aníbal González y plaza del Triunfo, detrás del Archivo de Indias.

Estos paseos  son muy populares y se pueden ver muchos coches que ofrecen sus servicios por toda la ciudad.

Si estás interesado en hacer una ruta por Sevilla en Coche de Caballos te damos una serie de consejos:

– Recuerda que en primavera, verano y otoño durante las horas centrales del día hace bastante calor en Sevilla, intenta evitarlas. La idea es pasar un rato agradable, no morirte de calor.

– Existen paradas oficiales donde coger los coches de caballo: Catedral, Parque de Mª Luisa, Plaza de España, Plaza del Triunfo, Plaza de la Virgen de los Reyes y Torre del Oro. En estas paradas podrás encontrar las tarifas oficiales del Ayuntamiento.

– También te pueden recoger en tu hotel o en un punto concreto de la ciudad con un incremento del precio.

– Si necesitas más información sobre estos paseos puedes ponerte en contacto con la Asociación de Coches de Caballos de Sevilla.

– Y si necesitas otro tipo de ayuda o información puedes recurrir a  la Oficina de Turismo de Sevilla.

 El recorrido recomendando para este paseo es: Torre del Oro – Palacio de San Telmo – Parque de Mª Luisa (ruta por el parque pasando por la Plaza de España y la Plaza de América) – Antigua Fábrica de Tabacos – Hotel Alfonso XIII – Catedral – Archivo de Indias. La duración está estimada entre 45 y 60 minutos, dependiendo del tráfico.

Puedes coger el coche en cualquiera de las paradas oficiales de este recorrido (Plaza de España, Catedral, Archivo de Indias o Torre del Oro). También puedes acordar con un cochero otro recorrido deseado, eso sí, te recomiendo que negocies antes el precio para no llevarte sorpresas.

Una vez instalado cómodamente en el vehículo, ya es posible iniciar el recorrido por las calles más céntricas de la ciudad, mientras el trote acompasado del caballo le permite admirar algunos de los principales monumentos que se encuentran en el recorrido (son obligados la Plaza de Toros de la Maestranza y la Torre del Oro), y atender las amables explicaciones del cochero.

Al Parque entramos por la llamada Puerta de Jerez, junto al aristocrático edificio del Hotel Alfonso XIII. El perfume peculiar de los naranjos es la primera percepción que le hará sentirse en un lugar distinto donde el tiempo parece haberse detenido. Magnolias, palmeras, rosales y cuidados setos crean una atmósfera única en este jardín que perteneció a la Familia Real y que hoy se ha convertido en uno de los rincones más populares y visitados en España.

La majestuosa Plaza de España es el primer punto de parada ya dentro del Parque. La monumentalidad del conjunto, que sirvió de escenario natural a muchas escenas de la versión cinematográfica de Lawrence de Arabia, contrasta con la serenidad del ambiente y la sencilla naturaleza de los caballos que suelen aprovechar el descanso para calmar la sed.

La Plaza de América, donde es tradición detenerse para dar de comer a los cientos de palomas blancas que tienen allí su residencia, y la glorieta dedicada al poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, símbolo del romanticismo literario español, son etapas clásicas durante el recorrido, en el que siempre acompañan la sombra de los árboles y el susurro de las fuentes.

De regreso al centro urbano, aproveche para sentarse en cualquiera de las terrazas al aire libre y degustar un refrigerio mientras disfruta la animada vida en la calle de la Sevilla real de hoy, pero con la agradable sensación que deja el encanto del pasado.

Durante las dos principales fiestas de Sevilla, Semana Santa y Feria estos precios varían, al igual que como hemos dicho antes por recogerte en tu hotel o en una dirección del centro de la ciudad.

En un coche pueden subir cuatro personas y una quinta
sentada junto al cochero. Los conductores suelen ser muy amables y acostumbran a comentar el recorrido, nos dudes en preguntarles te responderán encantados (dentro de sus posibilidades, ¡no son guías turísticos!).

Un día dese el gusto de dar un paseo en carruaje por Sevilla, lo hacen los turistas y deberían de hacerlo los foráneos…

Tipos de coches

En la actualidad se mantiene viva la actividad y para ello se emplean diversos tipos de carruajes que se pueden apreciar en todo su esplendor durante las festividades.

Break: Este es un coche campestre, de cuatro ruedas y con capacidad para 4 o hasta 6 personas, de techo descubierto. Está concebido para llevar cuatro o seis personas. El pescante suele ir más alto que la caja de pasajeros. Como coche de campo, es de ejes altos y la suspensión va sobre cuatro muelles fuertes, ya que suelen ser coches pesados.

Calesa: Típico vehículo español que se empleaba para el servicio público. Cuenta con dos grandes ruedas y espacio para dos ocupantes, con capota de tres arquillos y doble compás. No lleva pescante porque el cochero se sienta sobre la vara derecha.

Carretela: Vehículo bastante lujoso, de cuatro ruedas y de media capota plegable y suspensión muy completa de ocho muelles. La caja es poco profunda, pero muy amplia. El pescante va muy alto en la parte delantera. Permite un enganche múltiple.

Charrete: Este es un coche ligero, de dos ruedas, dos plazas. No lleva capota, pero sí guardabarros. Se suele enganchar en tándem.

Duque: Este coche de paseo es muy lujoso y de líneas muy airosas. De dos asientos, lleva capota plegable y tiene “pulpitillo” detrás para lacayo. Su característica principal es que tiene el tren delantero muy adelantado y cubierto por un gran salpicadero curvo, dejando libre el acceso al asiento interior. Las ruedas delanteras son de diámetro menor que las posteriores.

Faetón: Es un vehículo de cuatro ruedas con suspensión independiente, mayores las posteriores que las anteriores. Con cuatro asientos, es guiado normalmente por su propietario y ocupando los traseros, los lacayos. Algunos modelos llevan capota plegable para proteger los asientos delanteros.

Jardinera: Se llama así por ser clásico de los hortelanos para transportar sus productos al mercado. Tiene pescante para dos hacia delante y la caja cuadrada y cerrada con puerta atrás y asientos laterales. Puede colocarse un palio. Se engancha a un caballo o a un tronco.

Landau: Este es un coche ceremonial, con doble capota y fuerte suspensión que puede ser de hasta ocho muelles. Sus dos puertas laterales tienen cristales descendentes. Las cajas suelen ser cuadradas, redondas o de góndola. Se enganchan a troncos o cuartas.

 

Milord: Este es un coche de paseo muy lujoso para paseo. Pescante para dos, delante y alto. Asiento para dos pasajeros, con capota atrás. Frecuentemente tiene un asiento plegable enfrente del principal al que se le da nombre de “bigotera”.

Sociable: Este carruaje tiene cuatro ruedas. Capacidad para cuatro ocupantes sentados cara a cara. Tiene capota para proteger el asiento de atrás y una pieza de tabla tapizada que puede abatirse sobre el asiento delantero o convertirse en respaldo de éste. Se engancha en tronco y el cochero lo guía desde un pescante muy alto.

Araña o Buggy Americano: Es un carruaje que siempre se ha de enganchar a la inglesa y pueden engancharse por lo general con un solo caballo ,en limonera , aunque también es correcto con dos caballos en tronco (en paralelo) o en tandem (perpendicularmente). Esta diseñado para ser guiado por su propietario y en la parte trasera y de forma desplegable suele llevar un sillín para el lacayo.

Un grupo de sevillanos aficionados al arte del enganche ponen en marcha en 1983 el Club de Enganches de Andalucía. Este grupo de amigos, entre los que se encontraban Antonio Sánchez Bedoya, Luis Millán y Luis Rivero Merry, consiguieron arrancar del recuerdo la afición a este arte y recuperar cientos de coches de gran valor patrimonial en toda Andalucía. En la actualidad existen en la provincia de Sevilla más de quinientos coches, de los que la mitad son de primerísima categoría y, muchos de ellos, reductos de los mejores tiempos de la aristocracia y la burguesía andaluza. Algunos de estos enganches se pueden ver en la Exhibición de Enganches que, desde la Feria de 1984, tiene lugar en la Real Maestranza, la plaza de toros de Sevilla.

Durante los siguiente  años, la exhibición fue aumentando tanto en número de participantes, superando  el centenar de coches de caballos, así como en la afluencia de público, convirtiéndose en un una cita ineludible dentro del calendario de la ciudad de Sevilla, y considerándose uno de los mayores espectáculos de enganches del mundo, con una gran calidad en cuanto al nivel de los carruajes que se exhiben.

sevilla, caballos

Esta cita obligada, es ya un clásico en Sevilla, pues marca el comienzo de la Feria de Abril. La exhibición suele celebrarse  el domingo antes de que de comienzo la feria. Consiste en un concurso de enganches de tradición, es decir, coches de caballos, donde todos los carruajes son antiguos, restaurados y que están tirados por magníficos caballos. La exhibición comienza por número y forma de colocación de los caballos respecto al carruaje desde la modalidad de Limonera (tirado por un caballo) tronco (tirado por dos caballos)  ect….hasta la modalidad de cinco a la larga, tirado por cinco caballos. Son los enganches más representativos y espectaculares que posteriormente pasearán por el Real de la Feria.

Las damas de Sevilla, visten al efecto la mantilla blanca, tradición que se estaba perdiendo en España y que se ha recuperado gracias a esta exhibición. Tradicionalmente está presidido por el Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, el Alcalde de la Ciudad y el Presidente del Real Club de Enganches de Andalucía, y hasta ahora han sido invitados de honor, la Infanta Elena, Duque de Lugo, el Infante D. Carlos Duque de Calabria, SAR Dña. Esperanza de Borbón.

La Exhibición de Enganches tiene una gran percusión mediática, provocada no solo por el interés que despierta a los ciudadanos de Sevilla si no por la gran acogida que recibe cada año de visitantes de otro países.

Además de  la exhibición, se celebran diferentes actos y eventos, donde hay una presencia importante de  instituciones a nivel local  y empresarial. Nos
referimos a la ya tradicional Cena de Gala, que  tiene lugar en el Museo de Carruajes de Sevilla,  días previos a la exhibición, y donde se hace entrega de los collerones, distinción que se concede anualmente, a las instituciones o personas que se han distinguido por la protección y el fomento del enganche. Esta distinción, ha sido concedida, entre otros, a S.M. el Rey, a la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, al Cuerpo de la Guardia Civil, a la  Excma. Duquesa de Alba, a D. Manuel del Valle Arévalo y a D. Santiago Herrero León.

Como colofón de la exhibición, el último acto programado es la entrega de trofeos en la Real maestranza de Caballería de Sevilla, a la que asisten todos los premiados, así como todas las instituciones colaboradoras y patrocinadores del evento.

Coche de caballos en Sevilla

Si hay más interés sobre este tema también existe un museo dedicado a estas artes, así como el de los enganches. Es el Museo de Carruajes, donde se muestran los diversos elementos que se empleaban en épocas antiguas y la variedad de carruajes y coches de distintos usos en Sevilla.

El Museo de Carruajes está ubicado en la Plaza de Cuba nº 10, en el antiguo Muelle de Mulas, desde donde salió Juan Sebastián el Cano hacia América.

Situado en un lugar privilegiado de la ciudad, a orillas del Guadalquivir y frente a la emblemática Torre del Oro. A sólo diez minutos de la Catedral, con excelentes comunicaciones: parada de taxis, parking en la misma Plaza de Cuba, parada de metro a menos de dos minutos, acceso directo en coche y zona de carga y descarga directa para camiones.

Fuentes: http://www.galeon.com/ – http://www.viajarasevilla.com/ – http://www.realclubdeenganchesdeandalucia.com/ – http://www.museodecarruajes.es/ – http://consejosdeunasevillana.wordpress.com/ – http://www.en-sevilla.com/ – http://www.xn--espaaescultura-tnb.es/

SMYL©2014

Si te ha gustado compártelo con tus círculos.

ENTRADAS SIMILARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *