A principios de marzo, Sevilla amanecía de esta guisa…

Hace poco más de un mes, en concreto el 3 de marzo de 2015, a apenas unos días para que diera comienzo la primavera, que ya se estaba dejando notar con las magníficas temperaturas de las que estábamos gozando últimamente, la mañana amaneció en nuestra ciudad de esta guisa, digamos que como una auténtica película de terror…

La niebla no dejaba casi vislumbrar nuestra maravillosa Plaza de España…

Y menos aún la Torre Norte de la misma, que quedaba oculta en la espesura, tal y como se observa en la imagen anterior.

Pues bien, aquella mañana a las 7:30h, cuando salí de casa y puse un pie en la calle, me sorprendí con esta niebla tan densa, junto con un leve chispeo de agua algo molesto, tal y como puede apreciarse en la siguiente fotografía, donde el suelo aparece mojado y no con motivo de haber pasado por allí el camión de la limpieza.

Pues bien, he querido recopilar algunas instantáneas y compartirlas con vosotros, y aunque aquel iba con prisas y tampoco pude entretenerme mucho, creo que conseguí captar la esencia del ambiente cuando, como cada mañana, pasé por el Parque de Mª Luisa, por el Rectorado, por el Palacio de San Telmo y por la Avenida de la Constitución.

Y desde el Palacio de San Telmo a penas se intuía el río Guadalquivir ni el barrio de Triana al otro lado…

La catedral también quedaba oculta tras la bruma, y el suelo volvemos a observar que estaba empapado.

Y bueno, para que veáis cómo se abrió el día, os dejo unas fotos de mi vuelta a las tres de la tarde, donde no se atisbaba ni pizca de niebla, y la cara de nuestra ciudad era otra bien distinta.

Nuestra Plaza de España presidida por Aníbal González se dejaba inmortalizar por todos los turistas que la merodeaban…

La Torre Norte ya se alzaba hacia el espléndido cielo azul, sin nubes que estropearan esta magnífica estampa, al igual que el Palacio de San Telmo y del río, que ya dejaba ver la zona de Triana.

Un artículo de Ana Cervera

Si te ha gustado compártelo con tus círculos.

ENTRADAS SIMILARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *